16 may. 2014

La peluquería cambia

 

   Con los años la peluquería, como todo a nuestro alrededor, ha ido evolucionando. El ritmo de nuestra vida y nuestras necesidades han hecho, que paulatinamente, estos cambios, cada vez sean más evidentes.

 


  El hombre, ahora, mucho más deportista, que puede incluso llegar a lavar su cabello hasta dos veces al día, necesita un corte cómodo y que se seque con rapidez. Sin embargo para él, ahora, su imagen es mucho más importante que treinta años atrás. Así que sus necesidades han cambiado y es mucho más exigente. Necesita cortes prácticos, pero favorecedores.Precisa productos de acabado que le den suavidad a su cabello y que al mismo tiempo lo vuelvan fácil de manejar y le den un aspecto informal, pero actual.




  La mujer sin embargo, siempre ha dado gran importancia a su peinado. Pero la falta de tiempo y el hecho de lavarse mucho más a menudo el cabello que hace años, han hecho que su imagen deba verse mucho más natural y desenfadada. De este modo, puede espaciar mucho más las visitas a la peluquería y verse con el mismo look desenfado el mismo día tras salir de nuestro salón, que durante los dos meses después, peinándose ella.



   Los cortes despuntados, peinados desenfadados, recogidos despeinados, con trenzas medio deshechas, los colores con efecto desgastado en las puntas, las archifamosas mechas californianas. Todo nos lleva a un look natural, pero romántico y favorecedor a la vez.

  La peluquería cambia, porque las necesidades cambian, nuestro deber como estilistas y consejeros es hacer que para ti, la peluquería no sea una cadena, sino una liberación. Aconsejarte el producto y el corte más adecuado para tu cabello. Que te permita olvidarte de tu cabello hasta tu nueva visita a nuestro salón. 


                                                                                            Olga Vilà (RP Concepción Arenal)